Cinco mil seiscientas páginas

Un olivo,
tempestad borrador,
en las cosas que tocas
flor, oído, amar.

Maderas de cuatro cuerdas,
lo demás nadie lo sabe.
Por suerte tu
labios de cruz.

Tus besos
fueron cinco mil seiscientas páginas en una hoja.
luna sol por la mañana
y una fruta por unidad.

Tus miradas
fueron fuego
luchando con las olas
pero acariciando el mar.

9 Me gusta

Muy bonito. Saludos.

1 me gusta

Gracias!!! :slightly_smiling_face:

1 me gusta

Muy bonito, Joe!!:rose::heart_eyes:
Un abrazo, poeta.

1 me gusta

Y tu poema es una tibieza de altura! Gratitud, poeta. :rose:

1 me gusta

Gracias. Saludos :pray:

1 me gusta

Gracias Maria :heart:

1 me gusta