Charm

A ella le gustaba la fealdad inherente brotando en la piel de aquel hombre alto, grueso y cetrino. Cuando por fin se hizo la cirugía de rigor… ya no habitaba en él aquello que tanto le gustaba… el espíritu… el hálito se le había ido.

Como un hada sin polvos.-

Chane García.
@ChaneGarcia.

3 Me gusta