Cazador de tu perfume

Yo… lloro y tú… ríes…
la balanza de las heridas
se humedece en el quinto sueño,
mutándose;
en ceniza fluorescente.

Como árbol sin raíz,
como bosque sin otoño,
como jaula sin aves,
el silencio habla del caudal.

Los relámpagos de la áspera soledad
dejan huellas en el reloj de arena,
la chimenea lamentándose
con rocas en mano.

Duermo de pie;
dependiendo de fantasmas
que besan mi sombra,
transformándome;
en cazador de tu perfume.

5 Me gusta

Bellos versos poeta :hibiscus::hibiscus:
“Duermo de pie;
dependiendo de fantasmas
que besan mi sombra,
transformándome;
en cazador de tu perfume.”

1 me gusta

Gracias poetisa éxitos y bendiciones en todos tus proyectos.

1 me gusta

Muy bueno !!!

saludos @Ceuleman_Villacinda

Precioso poema.

Como árbol sin raíz,
como bosque sin otoño,
como jaula sin aves,
el silencio habla del caudal.

Hermosos versos , saludos.