Castillo

Hay días en que me construyo
como un castillo de arena,
hay noches en que me destruyo
como adentro de una hoguera,
me apago, sin haberme encendido,
me emborracho sin beber y
todavía quiero ser
una chispa bajo el mar.
Regresar sin haberme ido
y sin los cinco sentidos
no volver a sentir los
años que no he vivido.
Tal vez huir es volver
al lugar donde partimos,
es estar donde no somos
nosotros mismos,
habitar en los espejos
no reconocidos,
abandonarnos entre paredes
de soledad y silencios.

9 Me gusta

Y te quedas tan ancho! Cuánta belleza tienes, Juan Carlos!!! :clap: :clap: :clap: :heart:

1 me gusta

Gracias querida compañera. Abrazo.

1 me gusta

Siento que en tu poema expresas la vulnerabilidad y el anhelo de experimentar la vida plenamente.

Utilizas imágenes vívidas como el castillo de arena y la chispa bajo el mar para transmitir el deseo de vivir intensamente.

Aplausos.

1 me gusta

Gracias Alejandro por tus comentarios siempre. Abrazo

1 me gusta

Geniales estos versos para un poema superior.

Todo sería diferentes hubiera dos vidas, dos golpes para recuperarnos, dos huidas.

Repito: Genial.

Saludos

1 me gusta

Aprecio tus palabras Pedro, gracias. Como dijo un gran boxeador argentino -La experiencia es un peine que te da la vida cuando te quedas pelado-
Ringo Bonavena.

Muy filosóficos y hermosos estos versos, Juan Carlos.
Un gran poema :ok_hand:

1 me gusta

Este arranque es precioso y tan metafórico…me llegó muy adentro, yo me identifico ahí…en esos cuatro versos. Huyendo tantas veces de nosotros mismos…
Hermoso poema!
Un abrazo, Juan Carlos.:hugs:

1 me gusta

Gracias María, así es. A veces irse es irse de uno mismo. Abrazo

1 me gusta

Mil gracias compañera, que bueno que te gustó. Saludos.

1 me gusta