Canto lejano

Yo vi, que se secaban los olivos.
Que morían poco a poco,
cuando el sol amanecía.
Y de pronto, imperturbable,
una libélula escondida
entre dalias, me miraba…me miraba…
Yo viajaba entre las ruinas
cuando el tiempo sin quererlo,
entre flores se desnuda.
Y quise regresar a mi simiente
y la noche, a mi regreso,
se rompía…se rompía…
Era Dios que me acunaba,
con toda su bondad acumulada.
¿Qué hice de los años y los días?
Que el cielo me responda.
Una vida…una vida…

10 Me gusta

Una belleza, Lucía! Gran poema!
Queda un poso de duda amarga en ese hermoso final, de pregunta sin respuesta… qué hicimos con nuestra vida??
Abrazo, querida poeta.:hugs:

1 me gusta

qué maravilla!!! :heart: :heart: Grande, Lucía! :hugs:

1 me gusta

Que buen poema. Que pregunta tan difícil.

Me encantó ese canto. Abrazos

1 me gusta

Muy bello, muy enigmático, ese canto lejano pleno de vida, poeta!!! :kissing_heart::kissing_heart:

1 me gusta

Agradecida con tu visita y comentario, querida poeta. Un abrazo y afectuoso saludo.

1 me gusta

Gracias Tali, por pasar y comentar.

1 me gusta

Una maravilla, Lucía. :rose:

1 me gusta

Agradecida con tu visita, poeta. un abrazo.

1 me gusta

Ay! Súper bonito, Lucía.
Aplausos :clap::cherry_blossom::kissing_heart:

1 me gusta

La naturaleza, el tiempo, nos miran y nos hacen plantearnos esas preguntas.
Magnífico poema, Lucía.

1 me gusta

En ocasiones no hay respuestas por más que uno busque.
Nada más hay que asomarse a nuestro interior y continuar.
Muy bello

1 me gusta

Agradecida con tu agradable visita, querida poeta. Un abrazo.

Gracias por tu visita, querida poeta.

1 me gusta

Gracias Wallace; un abrazo.

1 me gusta

Gracias por tu lectura poeta; saludos.