Canto inadvertido

¿Escuchas?
Una sonata para piano
da vida a los ayeres
de que huyes.
Canta un pájaro cautivo,
un deseo va muriendo
tras la trágica derrota
y un instante relativo
que pretende
acabar en el despojo
de todo lo palpable
que fenece.

¿Convocar a las piedras,
para que asistan al último
concierto que estremece?
Todo, para que alguien que se esconde
en la espesura,
retrase los relojes y sus péndulos
que marcan sin remedio
la puntual visita,
poblada de oraciones
y versículos.

Los labios agrietados,
la estela infinita de la vida
rodando como cinta desgastada,
los ojos puestos en la mar lejana
y un barco que zarpa
con sus velas desplegadas,
rumbo hacia un puerto despoblado.
¿Y el cuerpo?,
envejeciendo piel adentro,
asido tras la idea del retorno.
¿Y el cariño?
Esperando entre azaleas,
levitando entre dos lágrimas,
flotando indeciso en un paisaje.
¿Y la vida?
Con un dolor prematuro
entre las manos,
sembrando de quimeras
el olvido.

11 Me gusta

Ahh que bella y reflexiva lectura llevan tus versos, precisas respuestas que duelen y marcan en la vida!!! Abrazos poéticos!!

1 me gusta

Gracias por estar siempre en mis letras, querida poeta y amiga. Un abrazo de corazón.

1 me gusta

¡Es muy conmovedor, nostálgico!
Es uno de esos poemas que me encanta por el dolor que evoca (espero que sea fruto de la imaginación, no quiero celebrar el dolor de alguien real)

¡Me ha encantado de principio a fin!

Bravo, Lucía :clap:t3: :clap:t3: :clap:t3: :clap:t3:

1 me gusta

Muy hermoso Lucía. :sparkles:

Me gusta
Muy buena reflexión
Cómo me gusta

Magnifico, lleno de sensibilidad y se lee como en meditación. Bravo !!

Abrazos poéticos para ti, querida poeta. Gracias por pasar y comentar.

Gracias querida poeta, por pasar por mis letras. Un abrazo.

1 me gusta