Calaveras del dolor (gótico)

El dolor
estrena sus calaveras
en un desierto muerto,
la piel como ruinas se desploman con el paso del tiempo.

Sol oscurecido que hierve
en pupilas desorbitadas de apocalipsis,
buscando utopías milagrosas
que le hagan resucitar sus sueños gaviotas.

Las flores que salían de nuestros ojos
se calcinaron.
Ahora solo bebemos
el alquitrán del dolor agudo,
amargo seco, desquiciado.

Caminamos en el fierro oxidado de la vida
entre brasas candentes;
somos lágrimas parabólicas,
cianuro latente a punto de explotar.

Somos helio,
que se extingue
len
ta
men
te.

4 Me gusta

Im-pre-sio-nan-te. Me ha dejado de piedra Edith, qué intensidad!

Muy bonitos versos.

Gracias querido Ruache (Este poema responde a una dura realidad que me tocó vivir)

1 me gusta

Gracias amiga

1 me gusta