Caída y elevación

CAÍDA Y ELEVACIÓN

Se me caen los tiempos como si fuese un árbol

despeinándose en otoño.

Me reconozco herida

deambulando por un mundo de decepción.

Asumo mi locura

como el calendario percibe el tiempo

de la pérdida tachada.

Me aferro a los amores que como yo

no han dejado de amar la carne

el sexo, el tacto de su piel en otra

y se suben con delicadeza, a un mañana

que sospechan, llegará con retraso.

Y aún así, percibo el día a día

con la pasión que, no tuve en mi juventud

y por eso precisamente

pese a que se me caen los tiempos

me agacho y con la fuerza de mi deseo

olvidándome de todo lo anterior

cuidadosamente, los recojo del suelo.

mabel escribano

5 Me gusta