Café

Esta noche entre tus sabanas
desvestiré tu piel
con el cantar de mi guitarra,
bajo el manantial de la florifundia
en nuestro sueño numinoso
regocijemos de un café.

Desnudare tu alma,
dormiré en la almohada de tus palabras,
y respirare pausadamente tus caricias,
comprendiendo la geometría de tu sed,
esperaré al destello verde,
para beber el café de tus tejidos.

1 me gusta