Caer en la tentación (Enéada)

Si caigo en la tentación de comprobar tu dulzura,
y lo que tú aquí pretendes, es meterme hoy en cintura
fácil que me harás partícipe, de tu dichosa locura.

No es que me importe a propósito, tu formidable agasajo
mientras tanto no se vuelva, un incongruente relajo
del que salga trasquilado, igual que entré, cabizbajo.

Será que creer no quiero, que tirándome los tejos
a estas alturas yo ande, tan carente de reflejos
que a mantenerme me obligue, de tu sombra siempre lejos.

2 Me gusta