Cada mañana

Ya suenan las luces
sobre mi retina.
El fresco matinal
vuelve a incomodar mi piel.
Son tiempos austeros
que me devuelven a los trece años:
Poco qué celebrar
si las burlas caían sobre mí.

Es siempre esta hora,
el comienzo del día,
lo que no me permitirá
amar al resto de mi vida.

Y, sin embargo,
quizás mañana
añoraré esos años.
porque “tenía”
mi futuro en las manos.

Hoy, como entonces,
nada soy.

7 Me gusta

Y quizá hoy el futuro se nos ha ido de las manos!

Fenomenal el arranque y el cierre!

Excelente el poema todo!!

1 me gusta

Enormemente bello, amigo. Es un gusto leerte… :slightly_smiling_face:

1 me gusta

Versos muy potentes y que me hacen reflexionar: cómo cambiamos o no a lo largo del tiempo, cómo nos marca nuestra juventud, los sueños que tuvimos o no. Gracias por compartirlos, poeta.

Brillante tus versos.
Con un final maravilloso.
Saludos.

Hermoso poema, compañero!El recuerdo y la memoria, con el paso de los años, se hacen selectivos…
Saludos, Jorge.

1 me gusta