Brillo erróneo

Tempranamente en mi neurosis
El mismo mosco en su acecho,
He aquí otro soldado
Defendiendo con garras
este su espacio
Esta su sangre
El amoniaco y su fiera.

Escucho de rincones obscuros:
“no somos carne de cañón”
Concentrarme pesa,
Pero permanezco encerrado
En un círculo dentro de un cuadrado,
Ya la rabia que resbala por las paredes
Fue mi maestra al igual que mi abuela.

Y ahora También horribles fechas
Junto al aire doblado en mi billetera,
Guardo como un brillo erróneo,
No estás, no estoy, da igual,
Vacíos y presos nos quedaremos
Fuegos artificiales en el trasero
explotando porque todo es sublimación.

2 Me gusta

Me gustó, @Lubdikar , tu cierre resumen que deja claro tus intenciones. He leído otros poemas tuyos y me gusta ese estilo muy tuyo, que a mi, personalmente se me asemeja a monólogos.
Un abrazo poeta.

1 me gusta