Barco grande

Allí, a un palmo conveniente
yace la promesa blanda de su masculinidad dormida
jugoso
como la pomocidad del pecado cuando aún no lo has mordido.

¡¡Ilusa!!
Pues tú misma te enredas en la maraña de tus propios ensueños.

Tal es el peso de esa largocidad morcillona
que ni siquiera el vivificador aliento sanguíneo
logra levantar el ansiado polvo.-

Chane García.
@ChaneGarcia

6 Me gusta