Bambú

El viento de la noche muerde el bambú
inunda de luna llena sus entrañas.
Me oculto bajo este cuerpo,
que no alcanza acostumbrarse a las tinieblas,
al triunfo del espejo
a nosotros frente a las puertas de la timidez.

Busco mi voz y cantan las piedras,
soy la sonrisa de otro y me confundo,
crucificado con alfileres contra la pared.
Es cuando me desprendo de la sombra
y me acepto incompleto,
un desconocido entre mis cosas.

No todas las lunas son la misma luna,
no todos los poetas cantan a la misma luna,
aunque solitaria brille siempre en el mismo cielo.

Narciso vino hasta la fuente y no se encontró
levantó los ojos y se contempló
convertido en el bambú
que cruje cuando lo agita el viento,
y la luna llena anuncia,
a los amantes que habrán de venir
convertidos en gusanos,
y finalmente mariposas
al salir el sol.

7 Me gusta

Me ha gustado mucho leerte

1 me gusta

Me gustó el poema en su conjunto y sobre todo su metamorfosis final. Buen poema. Saludos.

1 me gusta

@lidiannymartin y a mí que visites esta esquina, que leas y además comentes satisfactoriamente, agradecido.

1 me gusta

@voltereta … Pedro querido, siempre un honor tu lectura y comentarios, un abrazo centroamericano… Pásame tu dirección postal, para enviarte un ejemplar de mi libro reciente: Amnesia.

En estos versos, podemos ver al hombre sin alas…

El poema me parece otra genialidad, el final es de traca, todo el universo gira de nuevo y nada es lo que nos parecía…por inevitable, lo mismo.

Fenomenal …

Saludos

1 me gusta