Avatares de una mañana de deporte en la cuarentena (en clave de humor)

Son las ocho. Ataviada con ropa deportiva, cruzo la calle buscando mi camino de la mañana, mi ruta diaria a través de la campiña.
En la soledad de la avenida, las palmeras, me saludan esquivas. Las esquivas palomas no zurean, los esquivos gorriones picotean y dan saltos en el césped. Y los esquivos paseantes, se apartan de mi ruta clavando, desconfiados y malévolos, sus ojos en los míos. La duda me corroe… ¿Por qué me miran…si llevo mascarilla?
Y yo, cabizbaja, desvío la mirada, agacho la cabeza y me siento culpable sin serlo y sin saberlo.
Con las suelas de mis zapatos deportivos, pisoteo con fuerza las jacarandas azules y rosáceas y sueltan, malheridas, un jugo almibarado que deja un rastro pegajoso tras de mí… Mis huellas, mi rastro me persigue, es visible para el enemigo, otro indicio más para atraparme.
Me paro, el paso a nivel está cerrado…
¿Paso?
¿No paso?
No paso.
Otra mirada fría y huraña siento en el centro de mi nuca, la oigo respirar sin mascarilla, no da los buenos días. Una figura me vigila sin yo verla…y no es la policía… No guarda la distancia y me separo sin mirarla.
El tren pasa crepitando y luego se alza la barrera…ya puedo…
Me hago a un lado…¡peligro!..de frente, el pelotón de los ciclistas, que sin misericordia invaden el arcén y me detengo entre dos setos espinosos y llevo pantalón corto…
El sospechoso de la vía, echa a correr como los galgos y me adelanta por la izquierda.
Por fin me quedo sola caminando… inspiro fuertemente, absorbo el aire mañanero y me dispongo a disfrutar del aroma dulzón de las adelfas blancas y rosadas que custodian el sendero.
A mi derecha…¿qué es esto? Y son dos perros que me husmean y luego ladran. ¿¿Y el dueño?? El dueño viene dando gritos, en la mano las correas, mi corazón se acelera por minutos ¡tampoco guarda los dos metros de distancia!
Con la refriega, algunas molestas piedrecillas se cuelan en mis zapatos y me siento en un banco… ¡malditos los cordones! No puedo deshacer el nudo… Y mientras tanto…¡horror!.. me avisa el móvil ¡¡Ya son casi las diez!! ¡Y se acaba el horario del deporte!
Dos ancianos se aproximan y al verme, me recriminan que no llevo mascarilla y yo sin darme cuenta… Debió de perderse en la trifulca con los canes. ¡Lo que faltaba…! Ahora soy el centro de todas las miradas, una apestada que evitan los indignados transeúntes.
A todo correr, cruzo de vuelta la avenida en un suspiro, menos mal que la barrera estaba abierta… Escucho una sirena persiguiéndome ¡y yo trotando, al borde de un infarto!
Se aproxima…y el corazón se me sale por la boca… Me rindo…¡y era una ambulancia en una urgencia!
Sin mascarilla, doblo la esquina de mi casa, registro en mis bolsillos…¡y no encuentro la llave! En la carrera la perdería y no me di ni cuenta.
Golpeteo los llamadores de la puerta, que se abre. Entro y la cierro apresurada, temblorosa y sofocada; apoyo mi espalda y mi cabeza empujándola por dentro…y grito:
¡¡Por fin…ya estoy a salvo!!

IMG_20200607_101731

Mayo 2020
Foto de mi autoría

16 Me gusta

Vaya! Toda una odisea dentro del marco de esta “nueva normalidad”. Excelentemente descrito en tu relato. Me has llevado de paseo por esos lares que frecuentas, tan distantes para mí; a un océano de distancia.

Aplausos!!

1 me gusta

Gracias!! Un alto en la poesía…y además con visos de realidad…un poquito exagerada… jajajaja :joy::joy:
Abrazos!!

1 me gusta

¡Qué divertido y agobiante a la vez! Felicidades

1 me gusta

JJj que odisea amiga!!!, todo una aventura, hace meses hubieramos dicho que era “surrealista” pero que hoy en día es toda una realidad, muy buen relato con tintes cómicos pero agobiantes a la vez!!! bssss!!!

1 me gusta

Gracias, José Luis!! Un poco agobiante, sí!!! Jajajaja :joy::joy:
Nos hemos convertido en espías unos de otros y esas miradas…lo dicen todo!
Un abrazo!

1 me gusta

Gracias, Mina!! Me alegra que te guste la parodia…ahora ya más relajada!!:blush::blush::blush::kissing_heart::kissing_heart:

Muy bueno. Menuda agonía la tuya. :rofl: :rofl: :rofl: abrazos. :no_good_man: :no_good_man:

1 me gusta

Gracias, Paco!!!:running_man::running_man::running_man::running_man: jajajaja :joy:

Jajajaja Mañana que se suponía tranquila y la nueva cotidianidad te absorbió.

Nos quedaremos en casa un tiempo más ,:joy::joy::joy:Muy bueno amiga :kissing_heart:

1 me gusta

Buen humor, María. Bonitos paisajes siempre en tus fotos. :running_woman::running_woman::running_woman:

1 me gusta

Jaja María vamos que este relato ha sido casi tan real como la vida misma …
Lo he disfrutado mucho :yum:

Y tranquila que ya estás a salvo !:sunglasses:

1 me gusta

Me gusta el pasaje de sensaciones de la intriga al vértigo y el saber utilizar un tema tan delicado con un poco de sutileza y gracia inteligente.
Muy buen relato María! Has llegado a tu casa mas que con una mascarilla con un nudo en la garganta! Me gusta el nudo y el final. Como va cambiando tu ritmo, tu pulso( el del relato mismo)Atrapante!!Saludos.:white_flower:

1 me gusta

Ah!! Jajajaja! Lo tenía escrito desde hace tiempo y hoy me dio por publicarlo, amiga.
No llega a esos extremos, pero sí cosas verídicas! :blush::blush::blush:
Besitos :kissing_heart::kissing_heart:

1 me gusta

Gracias por leerlo, Rafa! Hay que sacar humor de todo…
Abrazos, amigo.

Gracias, Rebk!! Todavía no tengo claro si estoy a salvo…:joy::joy::joy:
Besitos! :kissing_heart::kissing_heart:

1 me gusta

Gracias por leerlo!! Un poco agobiante… jejejeje :blush::blush:
El humor quita importancia y distiende en situaciones verdaderamente graves…
Abrazos, querida Alexa!:heart_eyes::kissing_heart:

1 me gusta

Me ha encantado!
Exagerado… o no. Situaciones parecidas se dan. No tiene porqué juntarse todo, pero a mí… después de cargar con la compra de aquí para allí y con el bigote sudoroso bajo la mascarilla… también he dicho eso de… ya estoy en casa y a salvo. ¡qué les den ahí fuera! Jajajajaja

1 me gusta

Jajajaja :joy::joy::joy::joy::joy:
Es así!! A salvo de todo…:blush::blush::blush:
Gracias por leer, amiga! Sobre este confinamiento, queda tanto por contar…
:kissing_heart::kissing_heart::kissing_heart:

1 me gusta

Jeje… De verdad que a veces he vuelto nerviosa y de muy mala leche. Porque es que ves y te cruzas de todo. Y tú ahí… sudando debajo de la puñetera mascarilla.
Eso sí… debajo de la mascarilla puedes ir susurrando “juramentos” y nadie se entera jajaja

1 me gusta