Árbol de la despedida

Me diste y me quitaste
el oro de las dichas.
Sembré sueños
Y coseché pesadillas.

El árbol de la despedida
no tiene sombra para dos.
En las estaciones de la vida
todos los frutos traen aromas de vos

Miente la ausencia
cuando dice que no estás.
Tu olvido es la pesadilla
de la que intento despertar.

Cuando la tristeza me atropella
con su ráfaga de caracol,
Se oye como llueven
las lágrimas del sol.

Y los estruendos del silencio
se llaman soledad,
se llaman ilusiones que cayeron en saco roto
dejando huellas de intimidad.

7 Me gusta

Aclaración :este poema fue publicado en el viejo poémame pero le hice algunas modificaciones. Saludos.

1 me gusta

Nostálgico y hermoso poema. Saludos poéticos.

1 me gusta

Muy bonito volver a leerlo compañero.

1 me gusta

Gracias por su lectura y comentario, Sinmi. Te mando un abrazo grande.

1 me gusta

Te agradezco la lectura, Marttucca. Se agradece su comentario. Te mando un abrazo.

1 me gusta

Mucha y bella melancolía en estos versos! Lo que dejamos atrás…
Hermoso poema, Martín! Un placer asomarme a tu rincón, amigo.
Abrazo grande!:rose::heart_eyes:

1 me gusta

Gracias por todo, querida amiga. Se agradece y se valora su presencia en mi espacio. Te mando un abrazo grande!!

1 me gusta

Muy bonito
Saludos poeta.