Aquella rotonda vacía

El silencio vacío
en el primer frío
del huidizo otoño,
donde el coche
resuena en un lejano fondo.

Donde los pasos
aún son importantes
sin ruidos colindantes
ni asfixias abstractas
de las que preocuparse .

Siendo el dibujo ajeno
de un trabajador explotado
en un videoclip obsoleto
antes de que entre
la voz rota
de un cantante cansado.

Ya no hay peso en los actos.

El silencio ha arrebatado
al trajín su valor muerto,
y cada vez que mi aliento
baja mi garganta
me alegro
de poder ser consciente
y del tiempo limitado
hasta volver a estar ocupado
y no poder acordarme.

8 Me gusta

El poema me ha encantado; llevan asertividad controlada, humana, cotidiana .

El que ha señalado , creo que me identifica.

Saludos

1 me gusta

Grande, Sergio! :clap: :clap: :clap: :clap: :clap: :heart:

1 me gusta