Aquel perfume

Aquel perfume
de miel y de lavanda
te entusiasmó.

Ojos cerrados,
el alma soñolienta
y tú en el cielo.

Así te vi
y pude contemplarte
desde el silencio.

Porque yo estaba
oculto entre las sombras
de tu conciencia.

Iba contigo,
estaba en tus sentidos
y tú en los míos.

Nada te dije
y nada comentaste
de todo aquello.

Como dijimos,
“nos sobran las palabras”,
y era verdad.

Yo me quedé
oliendo tu perfume
en tu recuerdo.

Y reviví,
momentos de otras tardes
en compañía.

Cerré los ojos
soñando con tus labios
una vez más.

Rafael Sánchez Ortega ©
10/01/23

3 Me gusta

Los aromas que traen recuerdos en tus versos.

Me ha gustado mucho.

Un abrazo.

:slightly_smiling_face:

1 me gusta

Gracias Aurorabcauro.
Un abrazo.

1 me gusta

Siempre bellos tus versos Foncho !

1 me gusta

Gracias AljndroPoetry
Saludos.

1 me gusta