Aquel Febrerillo loco

Ni los leones
pudieron evitarlo.
Lagartos como sombras
entraron a quitarnos
la palabra
y el silencio más oscuro
lo invadió todo.
La bandera lloró
con lagrimas nuevas
por viejas heridas.
Aquel día
cara a cara
el miedo
nos miró a todos.
Y una corona blandió la espada.
Y sin sangres
nos devolvió
la libertad
la democracia
la concordia.
Todos juntos
empezamos de nuevo
Aquel Febrerillo loco…

3 Me gusta

Bonito, poema
Saludos Francisco

Bonito poema.
Saludos compañero