Apuesta

La botella ya vacía. perdió la apuesta.
Fuimos navegantes locos al imperfecto
fulgurando sangre como líquida bestia.

Ilógica y fluctuante en toda la arista
como una terca bruma en una distorsión.
Como volver a herirnos la misma herida

Entre tus fuegos fatuos, el rayo fulgurante,
espada dañosa, sudario de todos los sueños,
la vida volvió con la misma mortaja de antes

Onírica simpleza volver con la misma apuesta
cosiendo vacuidad en cada mirada del ojo,
con enfebrecidas visiones de la misma vesta.

Así la botella arrinconada quedó esperando,
consumiendo los polvos ásperos silentes
hasta que todo en cenizas se fue tornando.

Porque el que ríe el último…siempre gana
¿gana el qué y… en qué tristes mentes…?
¿acaso en los que ha muerto toda esperanza?

apuesta
Pixabay/BRRT / 226 images

1 me gusta