Aprender a calmar las emociones

Aprender a calmar las emociones
de cuantiosos recursos se requiere
justo cuando de sobra muchos dones
habrá, aunque mucha gente no se entere.

Porque daría igual que desespere
por no encontrar valiosos argumentos,
si por más que a propósito se esmere
dar no podría curso a sus lamentos.

Quién sabe si después de tres intentos
dar pudiera también justo en el clavo,
si creyendo en la Biblia por momentos
la paz también se encuentra, al fin y al cabo.

Porque nunca se pierda la esperanza
alimentar conviene la confianza.

2 Me gusta