Apegos

Bajó el rocío,
se apagó la llama
y se quedó la voz en la penumbra
como preludio de una noche larga…

Llegó aquel frío e inundó la estancia
sobre el peldaño de esa larga escala.
Y no quise ser yo,
ser invisible, ser sueño, ser ángel,
ser beso, ser lumbre, ser mentira.

Llegó aquel día
y no volvió la noche
con la dulce sonrisa…
y el apego.

LUCÍA
Der. Reservados

4 Me gusta

Ese cariño, afecto y emoción por ese alguien transciende más allá del papel…Bonitos versos.