Andar

Empiezo a andar,

todavía le faltan árboles a

este bosque sin luz,

dónde hay piedras

también hay un camino.

Todos los días son

el primer día,

para aprender a andar,

es necesario

mover la tierra y pensar

que detrás de cada

persona siempre le

persigue un camino.

Empiezo a dar silencios,

la costumbre arde menos

que el fuego,

pero no me conformo

con tener puños en las

manos antes que las palmas.

No es difícil encender

un fuego debajo del agua

cuando el agua está

limpia.

3 Me gusta

Hermosos y acertados versos. Bonito poema.

Saludos

1 me gusta

Hermosos y precisos versos, compañero. ¡Saludos!

1 me gusta

Desahogo. Aliviar la aflicción. Seguir caminando hasta conseguir los espacios donde se nos permitan encender fuego debajo de cualquier tormenta. Excelentes versos.