Anarquía en rosas

Y cuando te encontré
se consolaron los parques,
y se hicieron añicos los diamantes;
la sinagoga de estorbos
ardió en llamas.

La ambigüedad quedó,
no sé en qué parte,
de rubí dormí en tu puerto;
de arcilla y mamparas…

No sé bien, si sobrio
sonrojé la cara;
y te até las pausas
para… no te encontraran.

Y te sacudí la altura
de tus chimeneas,
cuando abril se iba
y tú te encerrabas.

Lobos
besan los corderos,
de los ciegos celos;
tú, que no te importa
el mundo;
yo, que con tu pelo…
las axilas del mundo muerdo.

13 Me gusta

Precioso. Abrazos.

1 me gusta

Que original poema
Muchas felicidades

Intenso

1 me gusta

¡Esta anarquía me gusta! :kissing_heart: :kissing_heart:

1 me gusta

Oh. Es una maravilla.

1 me gusta

Muy hermosa y poética esa anarquía!
Abrazos, Deisak!:heart_eyes::heart_eyes:

1 me gusta

Lobos besan los corderos de los ciegos celos
Y les inyectan la muerte en ese beso mortal.
Precioso

1 me gusta

Precioso poema. Muy personal.
Saludos poeta :grinning:

1 me gusta

Qué buen inicio! Magnífico poema.

1 me gusta

Gracias Rafa, gracias de todo corazón, por pasar por aquí. Un abrazo.