Almost Blue

Todas las vidas penden de un hilo, apenas más fuerte que el hilo de la araña, acaso parecido al que sostiene la ropa recién lavada que se seca ahora al calor del sol de media tarde.

Hoy hay viento y aquella que podría ser tu camisa se monta sobre los que podrían ser mis pantalones y se anudan en un abrazo imposible, enredado, deseado, justo en este punto de la vía láctea, donde, visto desde arriba, un océano es apenas una lágrima y sin embargo, tu sonrisa lo sería absolutamente todo.

Desde el patio de esta casa, desciende Chet Baker, desparramado entre el aire y el sol, al paso melancólico de la pena pura, de una pena azul que cabalga sobre un amor neto, el de dos amantes extasiados el uno en el otro, amor azul cobalto, color de los ojos que aún extraño, el de unos ojos meramente imaginados, aún sin la imagen de mi en su retina.

Mientras, al calor de esa voz casi infantil, alguien se derrite y se abraza a otro alguien, justo dos o tres pisos más arriba (el amor es eso que siempre sucede en otra parte), justo en el momento preciso en que el aire lleva el puño de tu manga delicada sobre mi rodilla todavía húmeda y nuestros rostros sonríen, como por arte de magia, en las fotografías inexistentes de nosotros, abrazados entre el humo en el Tiffany Club de Los Angeles, mientras ‘Almost Blue’ se adentra despejando la niebla entre dos corazones que se saben y se buscan.

8 Me gusta

https://youtu.be/z4PKzz81m5c

Un magnífico escrito, Javier.

Estás líneas sobre todo me parecen geniales :ok_hand:
Abrazo.

1 me gusta

Qué bien que te guste, @wallacegere !
Un abrazo!!