Al fin del camino

Asoma el sol lento
como un sueño o canción
en mi sordo interior.
Se levanta un ejército
de bocas que absorben
el eco y adiós.
Está repleto el cementerio
de misterios, de personas
que vivieron su momento
y ahora no son más que polvo en la memoria,
un destello aún a traición
de a quien le sobran.
La araña en su tela
los maneja allá a ustedes
según más los sumerja
en la espiral del pensamiento
algún revés que sucede lo es
verdadero en este plano convexo
que beso por más ya remedio
que el orgasmo después.
Lo que cuesta es sonreírles
a los días así
sin tenerte de premio
al fin del camino.

3 Me gusta

Vives, cuentas una espiral caótica y el fina les devastador…pero veo luz , mucha en algunos versos como toma de conciencia, no estás fuera de la realidad y tampoco eres solo pasado…

Me gustó

Saludos

1 me gusta