Ajedrez

“Al ajedrecista, su ingenio lo asista.”

El juego maestro,
mágico ajedrez,
piezas de alabastro
tienen altivez.

Monarca la clave,
la reina lo sabe,
dos torres gemelas
serán sus estrellas.

Alfiles gloriosos,
poder con caballos,
peones enjundiosos
son grandes vasallos.

Partida de Dioses
humanos, sin poses,
en terso tablero
partiendo de cero.

Con la inteligencia
de su quintaesencia
usar el cerebro,
¡la mente celebro!

Ir multiplicando
un ocho, que brega,
por ocho ganando
cual buen estratega.

Son sesenta y cuatro
casillas alternas,
blancas que idolatro,
mis negras fraternas.

En toda apertura
fuera la premura,
no desesperar,
pensar al actuar.

Estar concentrado
bien posicionado,
evitando, en craso error,
ese “mate del pastor”.

Quien tiene talento
debe de triunfar,
el que estudia, atento,
no puede fallar.

Saber defender,
la meta es vencer;
luego, al atacar,
tacto destacar.

Ver para adelante
al retroceder,
practicar variantes,
nunca hay que ceder.

La dama preciosa,
grácil mariposa,
móvil, intuitiva,
a victoria aspira.

Táctica, estrategia,
perspicacia regia,
férrea iniciativa
rivales cautiva.

Emplear la conciencia,
bizarra experiencia,
el Rey proteger
para no perder.

Respetar el tiempo,
sabio pasatiempo,
reloj, porque somos
aliados de Cronos.

Tablas, fiel madera,
contrarios modera,
que no haya encono
si llega abandono.

Enroque, gambito,
a triunfar te invito,
lograr jaque mate
al fin del combate.

Apretón de manos,
torneos de hermanos,
sin suerte, ni azar,
competir, gozar.

Ante la derrota
alma queda rota,
tendrá que ser digna
para esta consigna:

Jugador de ciencia,
deporte y paciencia,
cuadrado fue cancha,
¿aceptas revancha?

Los Clubes formar,
la Unión afirmar,
¡por siempre ajedrez
. . . para la niñez!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 13 de octubre del 2008
Dedicado a mi padrino, gran jugador de ajedrez, Don Rodolfo Galindo Arellano

6 Me gusta

Hola, Noracris, que gusto en saludarla. Un poquito de reconocimiento al llamado juego-ciencia, que es una verdadera mágica maravilla. Saludos cordiales. Muchas gracias. Abrazo de buenas noches.

1 me gusta

Hay veces, cuando el jaque mate está cerca, ensillo el corcel negro o el blanco y la animo a mi reyna a huir conmigo. Lejos sin coronas, el pelo de ella ahora es viento, lejos en su aroma con otras reglas.
¡Qué gusto leerle!

1 me gusta

Buenas tardes, Noracris. Sí, a los niños, a la juventud de ahora les hacen falta más juegos de destreza manual o físicos (en general). Que pena; no queda más que orientemos mejor a los pequeños que tengamos en casa, cercanos en la familia. Un abrazo, hasta luego.

1 me gusta

Hola, carlogaru20, gracias, buenas tardes. Muy buena idea la que expresa con sus sentidas palabras. Un poema amoroso basado en el juego de ajedrez . . . El gusto es para mí. Saludos afectuosos.

1 me gusta

Digno homenaje al ajedrez !!

“Enroque, gambito,
a triunfar te invito,
lograr jaque mate
al fin del combate.”

Aplausos :clap::clap:

1 me gusta

Hola, Selene.Arte, gracias, que amable. Me alegra que le hayan agradado mis versos dedicados al mágico deporte-ciencia. Una verdadera maravilla para el desarrollo de la mente. Saludos cordiales, que siga estando bien.

1 me gusta