Ahuecar el ala

Bien se me da ahuecar a tiempo el ala
cuando a veces incómodo me siento,
si alguna desazón experimento
y el ángel de la guarda no me avala.

Ojalá no me pille en hora mala
si alguna desventura igual intento,
si es que a remar a posta contra el viento
nadie el bastón de mando me regala.

Fácil que maltratado por los años
yo me pueda volver irreverente
sin ilusión alguna de futuro,

que siendo tan absurdos los apaños
para cubrir no alcanzan el presente
yendo a peor según también auguro.

2 Me gusta