Agradar a los demás

Agradar y servir a los demás
arruina el porvenir de mucha gente,
sobre todo de aquel inconsecuente
que al no pensar avanza a todo gas.

A saber si se esconde y por detrás
de forma involuntaria e inconsciente
la persona se muestra reticente
si negociando está con Barrabás.

Pues sacar de la mente las ideas
suele costar a veces dios y ayuda
cuando sin disponer de soluciones

se suelen agolpar tantas tareas
que al menos indicado se la suda
si le ofrecen dormir entre algodones.

2 Me gusta