Adiós al sexo

Urgido y encontrado, extasiado y rendido, la frenética lucha de los cuerpos en contra, ésa súbita muerte por un placer en común decanta en un abismo donde sobra todo alrededor y logra caer en un adiós.

Ése rechazo último al olor; otrora fragancia hedónica, mezclada con el exceso de sudor cual animales en faena, previo a la muerte, se convierte en una transparencia del cuerpo; una repuesta natural al proceso.

Los amados en la imperfección, como espejo propio envuelven cada uno del otro su sexualidad en flor de azahar. Olvidar el recorrido de la sangre y llevar en sueños los anhelos angustiosos, pero cobijar con cariño el recuerdo.

Abrazar las horas largas, sin el cigarrillo, sin la huída de medianoche, sin regalos inútiles. De forma simple regalas besos de amor honesto y aprietas el corazón porque aún en un cuerpo caben dos.

3 Me gusta

¡Bienvenido amigo a Poémame!

Que interesantes versos @PoetasNuevos, felicidades poeta. Saludos

1 me gusta

Sabrás algo mi querida poeta, empecé de cero en esta renovada casa.

Muchas gracias, recién veo tu comentario.