Abstemios de la emoción

No hay forma de reducir el corazón,
de obligarlo a hacerse pequeño,
cuando su vocación es grandeza,
y nace un río de sus venas.

El crimen sería no sentir,
hacerse el abstemio de la emoción,
decir hoy no bebo de la nostalgia,
omitir el asombro de este amanecer.

Y es que para qué hacerlo,
si me lleno de vida con esto,
viéndote escondida en la lluvia,
sintiendo tu abrazo en la noche.

Más bien hagamos esto,
ensanchemos el sentimiento,
un bullerengue de latidos,
bailemos cumbia con el pulso.

Que se haga una fiesta de corazones,
que aman la vida a este ritmo,
arrullando un bebé en el pecho,
admirando su quedo respirar.

Y que quien mas sienta, gane.

8 Me gusta

Me lleno la vida con esto…arrullando un bebé en el pecho…:heart:

1 me gusta

Me ha encantado desde el título hasta el verso final, que son magníficos.
Bravo, Daniel :ok_hand::rose:

1 me gusta

Esta estrofa es letalmente bella, hermosa, una abstracción pura…no sé que más decirte…

Un poema precioso.

Saludos

1 me gusta

Lucia, que bello, gracias por tu lectura y que siempre nos embriague la vida. Salud!

Gracias Walla, por tu siempre apoyo y lectura, es valiosa. :smiling_face:

1 me gusta

Pedro, todo un algo viniendo de ti. Admiro mucho lo que escribes también. Abrazo

1 me gusta