A través del espejo (monólogo)

¿Qué te duele?

Yo soñaba, soñaba mucho; pero los sueños se van cayendo a pedazos.

¿Estás viviendo en el pasado?

Estoy aquí, perdido, en el presente.

¿Por qué no estás aquí?

¿Qué te hace odiar?

¿Quién te quita el aire?

¿Quién o qué te duele?

¿El pasado?, ¿el presente?, ¿el futuro?

Alma, no me dejes.

No me dejes…

Proverbio chino:
“Ámame cuando menos lo merezca
porque será cuando más lo necesite”

21 Me gusta

Qué tierno.

Me encanta.

2 Me gusta

Confidencias del cuerpo y del alma. Fascinante!! Abrazos!!

1 me gusta

Muy amable.

Gracias por estar aquí, saludos.

Muchas gracias.

Cuídate mucho, cariños.

Lindo día!

1 me gusta

Un hermoso mirarte en el espejo buscando respuestas…
Buen poema, Ivka!:rose::rose:
Abrazo!:kissing_heart:

1 me gusta

Una conversación interior… Esa voz que escuchamos a veces.

1 me gusta

hermoso el proverbio chino y hermoso el diálogo en versos de tu poema!
un abrazo !

1 me gusta

Muchas gracias, saludos.

Que tengas lindo día.

Un abrazo.

1 me gusta

Muchas gracias.

Que estés bien.

Saludos cordiales!

Muy amable, gracias.

Un abrazo para ti también.

Buena suerte!

Que estés muy bien.

1 me gusta

Muy bonito. :rose:

1 me gusta

Gracias, compañera.

Saludos, que estés muy bien.

1 me gusta

¿Quien o que le duele? Eso mismo me pregunto, y me duele más ya no dolerle.
Sé que es egoísmo, y que me importa si ya no pertenece.

Hermoso tu poema.

1 me gusta

Que no te duela más.

Hay que dejar ir lo que no es nuestro.

Saludos cordiales, muchas gracias por estar aquí.

Lindo poema, sugerente y tierno

1 me gusta

Muchas gracias, @ARIEL66

Saludos cordiales ⚘️

Muy bello tu decir, poeta. Un gusto leerte.

1 me gusta

Muchas gracias, Lucía.

Gracias por tu lindo comentario y por tu tiempo.

Cuídate mucho.

Un abrazo con mucho cariño.

1 me gusta

No lo había leído mi querida @Ivka.
Con este poema coincidimos en poemizar a través de de cuestionamientos, soy un apasionado en detonar a través de una pregunta donde ya va implícito escarbar en la mente y sentimientos para escudriñar sus propias respuestas.

Una pregunta ya nos posiciona en un reclamo ante el universo, en nuestro “yo solo sé que no se nada”, en nuestra efimeridad. En cuestiones existenciales. En la precariedad de nuestro conocimiento y la potencialidad de la inspiración para obtenerlo en lugar y mejor aún, que los procesos racionales.

Aplauso por este excelente trabajo.

1 me gusta