5 de febrero

Hoy es 5 de febrero,
y la añoranza
en mí no pesa,
solo queda el buen recuerdo.

La evocación desmedida
nubla el presente,
adormece el momento,
desvía la flecha
que apunta a tus besos.

Esos besos
que son hoy la cura,
que ayer fueron ungüento,
que serán mañana hogar
y, por siempre, serán TUS besos.

Despiértame si te sueño,
mi amor,
porque quisiera vivirte
aún sabiendo que hoy me muero.

6 Me gusta

Estos versos me han impactado, no solo por su calidad, si no por el encriptado personal del poeta en el momento de plasmarlos…me ha parecido un punto y seguido de por vida…

Me gustó el poema

1 me gusta

¡Muchas gracias, Pedro! Es cierto que, desde un sentimiento real, la poesía fluye mucho mejor. Me alegra mucho que te haya gustado.

Saludos.